2/1/16

Mi 2015.

Se esta acabando otro año más y la gente no para de hacer promesas que no cumplirá y objetivos que caerán en el olvido.
Que quieres que te diga 2015 si has sido una montaña rusa, no se que nos ha pasado, ibas a ser el año perfecto y al final resultó que encontré mucha más felicidad en lo inesperado que en todo lo que planee.
Por eso no voy a pedirle nada a 2016, no voy a tener expectativas de nada, para poder encontrar esos momentos tan únicos y personas capaces de crearlos.
Esas personas capaces de subirme a una noria gigante, capaces de cantar y bailar conmigo, las personas que me cuidan, las personas que me abrazan y desaparecen todos los miedos, esas personas capaces de dejarme una caja en mi puerta y que corra calle abajo para buscarlas, esa persona que ni me entiende ni le hace falta para quererme, esa persona a la que le pregunte que si no le importaban lo que pensaran de el y me dijo que sus traumas eran mas importantes que todo lo que dijeran de el, esas personas capaces de levantarme a las 7 de la mañana un lunes solo porque sabían lo feliz que me hacía hacerme un año más vieja.
Una vez en clase le pregunte a un amigo que quería hacer cuando saliéramos del instituto, que quería ser, y me contestó quiero ser feliz, no lo entendí y me reí mucho pero a día de hoy si tuviera que pedir algo para 2016, pediría que se acabara la pobreza en el mundo, pero como se supone que tengo que ser realista pediría eso de lo que algún día me reí, quiero ser feliz.
Por eso para 2016 voy a rodearme de la gente que me haga feliz para crear esos momentos tan únicos de las que ya os he hablado.
Así que 2015 lo siento mucho pero voy a olvidar todas las cosas malas que me han pasado, porque todas las buenas lo tapan y consiguen equilibrar la balanza, porque 2016 será mejor lo intentaré y toda la gente que me rodea lo intentará conmigo, haré que todos se reunan como hasta ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario